El tratamiento de cavitación

La cavitación es la solución al principal enemigo de la mujer, que no es ni su jefe ni su vecina: se trata de la celulitis.

La celulitis afecta al 90% de las mujeres en todo el mundo, por ello, innovar en el sector para ofrecer nuevos y eficaces tratamientos que la combatan es nuestra prioridad.

¿Qué es la cavitación?

Los tratamientos de cavitación son técnicas no invasivas, es decir, que no requieren de ningún tipo de intervención quirúrgica. Tampoco precisan hospitalización ni anestesia, al contrario de otros procedimientos más dificultosos y arriesgados como la liposucción. Muchos se refieren, de hecho, a la cavitación como una liposucción sin cirugía; un tratamiento que dura unos 40 minutos por zona ¡y ya puedes irte a casa!

La cavitación es un tratamiento centrado en el ultrasonido del tejido líquido o grasa. Por medio de instrumentos preestablecidos se genera un impacto sobre la piel, eliminando células de grasa y drenando el tejido adiposo. De esta manera se consigue restaurar el equilibrio fisiológico original de las células.

Beneficios de la cavitación

Como sabes, la celulitis se produce por la acumulación de grasa y toxinas en los tejidos, lo que, en consecuencia, genera la llamada piel de naranja. Los lugares donde más se acumula la grasa son las nalgas, las piernas y el abdomen.

Tratamiento de cavitación para eliminar celulitis
Cavitación (tratamiento)

El tratamiento de cavitación ofrece muchas ventajas para combatir la celulitis.

  • Actúa sobre la zona específica que tiene este problema.
  • Los efectos se notan rápidamente, contrario a lo que sucede con miles de técnicas milagrosas que se ofrecen en el mercado.
  • Es un procedimiento sencillo, nada incómodo para el paciente, quien puede soportar una larga sesión sin molestia alguna.
  • También elimina toxinas, hace tu piel más elástica y consigue un mejor panorama.
  • Si haces ejercicio suave o medio tres veces por semana, los resultados se multiplican.

Recomendaciones previas

  • No consumas alcohol ni alimentos ricos en grasa durante 3 días antes de la sesión.
  • Se recomienda beber 1 litro de agua 2 horas antes del procedimiento.
  • Si tienes problemas de hígado, busca otra alternativa, pues este tratamiento no es recomendable.
  • Si estás embarazada o en lactancia tampoco debes someterte a este tratamiento.

El tratamiento de cavitación para celulitis es, en realidad, una opción muy segura. Cada vez más y más mujeres en el mundo dan su testimonio sobre lo que experimentan después de cada sesión y, sin duda, son testimonios que te animarán a probarlo. De todas maneras, como última recomendación, infórmate acerca de la profesionalidad, formación y experiencia de la persona que te va a tratar pues el procedimiento sencillo, es importante conocerlo a la perfección.