Protección solar

¿Qué sabes de la protección solar?

En verano es cuando más nos acordamos de la protección solar, sobre todo los que tenemos hijos. Sin embargo, a menudo no terminamos de saber cuál es el factor de protección solar que nos debemos poner. Saber a que se refiere el numero de los protectores solares es algo que también nos causa bastante confusión a algunos.

Factor de protección solar

El factor de protección solar se refiere al tiempo que tardaría tu piel en quemarse si se expone directamente al sol en relación al que tardaría si usaras protección.

¿Esto qué significa? Por ejemplo, en una persona de piel blanca, este tiempo es de unos 10 minutos en pleno verano. El factor de protección multiplica ese tiempo según el numero que tenga. Con un factor 15, estaríamos alargando esos 10 minutos 15 veces mas, es decir que nos podemos exponer por 150 minutos al Sol (10×15). Es a partir de entonces que nuestra piel empezaría a quemarse. Si nos ponemos la máxima protección que es 50, serian 500 minutos, unas 8 horas.

El factor de protección solar en formato

Este factor tiene sus variaciones, que dependen del tipo de cosmético que usemos. Las pomadas o cremas más oleosas se mantienen mas tiempo en la piel. Los geles, por su parte, duran menos. A esto, debemos sumar también si sudamos o nos mojamos en el mar o la piscina. Cada factor va “eliminando” minutos de protección por lo que no debes despreocuparte.

Así pues, la elección de la protección solar depende de nuestra piel y de cuánto resiste al sol. Cuanto más blanca la piel, menos resistencia y, por ende, cuanto más oscura, mas resistencia.

Una forma fácil de saber qué tipo de piel tenemos es acordarnos que nos ha pasado antes con el Sol. Si te pones rojo como un tomate al recibir los rayos UV los primeros días de verano, es evidente que tienes una baja tolerancia al Sol. En cambio, los que se broncean con los primeros rayos (sin exagerar) tienen mejor resistencia, lo que no quiere decir que no necesiten protección, pero sí un factor menor.

Lo importante es acordarnos que debemos aplicarla siempre que estemos expuestos, sobre todo en la cara, ya que el sol es el culpable del 75% del envejecimiento de la piel.

Si, por desgracia, el Sol ya ha hecho estragos en tu piel, puedes probar la micropigmentación. Eso sí, ya te avisamos que no es válida en todos los casos.

Dr. Hernando Baquero, Medicina Estética, Cosmética y del envejecimiento Fisiológico.