¿Qué es el lifting?

El lifting es un tratamiento estético quirúrgico que mejora el aspecto del rostro. La flacidez, los descolgamientos y las arrugas desaparecen, ganado tersura para nuestra piel. ¿Cómo? Desde unas incisiones invisibles, abiertas en la línea del cuero cabelludo y tras las orejas, se realizan estiramientos de los músculos y zonas subcutáneas del rostro.

El paso de los años, una mala dieta, la obesidad, factores hereditarios… Todos estos son factores que hacen que nuestro rostro envejezca rápidamente -o no tanto-. Aparecen arrugas alrededor de los ojos y entre ellos, sobre y bajo los labios, marcas de expresión que terminan convirtiéndose en surcos, la piel se vuelve flácida hasta el punto de quedar colgando…

El lifting es la solución a estos antiestéticos problemas. Con este tratamiento elevamos la piel de tu rostro -y cuello-, devolviéndola a su lugar y haciendo desaparecer con ello flacidez, arrugas y, en definitiva, una expresión facial desajustada. ¡Frente, ojos, pómulos, mejillas, mandíbula y cuello perfectos!

 

Tipos de lifting

A menudo, los tipos de lifting se relacionan con las zonas que se desean tratar, pudiendo ser frontal, maxilar, mediofacial, cervical… El tratamiento será el mismo que veremos en el siguiente apartado, la única diferencia radica, como hemos dicho, en las zonas que se desean y necesitan tratar.

Sin embargo, nosotros queremos hacer mención especial a otro tipo de lifting: el minilifting.

Con el minilifting se trabaja igual que con el lifting completo, sin embargo, destaca lo siguiente:

  • El despegamiento de la piel y los músculos es menor.
  • La cirugía dura menos tiempo, alrededor de 2 horas y media.
  • El paciente vuelve a casa el mismo día.
  • El postoperatorio es menos molesto, más corto y se presentan menos complicaciones.

Obviamente, estos beneficios se obtienen al realizar un tratamiento menos invasivo, por lo que los efectos son menores. Por ello, el minilifting está recomendado para pacientes más jóvenes, cuando se están empezando a hacer visibles esa flacidez y arrugas de las que hablamos.

 

Tratamiento lifting

Como hemos indicado, es un tratamiento quirúrgico. Eso significa que requiere de cirugía facial para llevarse a cabo. Pero vamos por partes.

marcar-liftingLo primero es decidir qué es lo que realmente necesita el paciente, realizando un estudio preoperatorio, así como escuchando sus opiniones. Se intercambian impresiones y espectativas hasta alcanzar un acuerdo con el que ambas partes se sientan cómodas, seguras y satisfechas.

Decimos esto porque no siempre es recomendable realizar un lifting completo, por mucho que el paciente crea que lo necesita. O  a la inversa. Se puede dar el caso de que consideremos que otras zonas precisan de intervención y se lo hagamos saber al paciente.

También hay que destacar que este tratamiento se realiza, a menudo, junto con otras intervenciones como el estiramiento de párpados, la elevación de pómulos o la reconstrucción de nariz.

incision-liftingUna vez decidida la intervención, esta consiste en la realización de unas incisiones en la línea del cuero cabelludo y tras los lóbulos de las orejas para eliminar tejido sobrante y recolocar el resto.

Se reponen las capas musculares dándoles la forma deseada, de manera que la piel se acopla sobre estas. NO se trabaja la piel sino a un nivel subcutáneo, más interno y seguro.

Por supuesto, para realizar esta cirugía se utiliza anestesia, que puede ser local o general, dependiendo de las zonas a tratar y otros aspectos.

El paciente permanece hospitalizado hasta 48 horas para comprobar los resultados y que, por supuesto, la intervención no presenta problema alguno.

 

Tras el tratamiento

Desde luego, el lifting es una intervención delicada que requiere de cuidados postoperatorios para que todo salga a la perfección. Estos son:

  • Mantener la cabeza erguida, apoyada sobre firmes almohadones, con una variación de 30º como máximo.
  • Tomar medicamentos para paliar el dolor sólo si son realmente necesarios así como antibióticos.
  • Mantener el vendaje el tiempo que el profesional considere.
  • No realizar ejercicio durante el mes siguiente a la intervención.
  • Tampoco es recomendable tomar el Sol en exceso ni darse baños demasiado calientes, pues esto dificulta la cicatrización.
  • Alrededor de una semana después, los puntos deberían estar listos para ser retirados.

 

Síntomas del lifting facial

Por supuesto, el paciente notará molestias tras el tratamiento quirúrgico, como pueden ser:

  • Hinchazón.
  • Tirantez facial.
  • Adormecimiento.
  • Picor y dolor en las zonas afectadas.
  • Hematomas, que deben drenarse.
  • En raros casos se dan reacciones a la medicación, infecciones, problemas respiratorios leves o lesiones de los nervios faciales.

 

Resultadosresultados-lifting

Los resultados del lifting empiezan a ser visibles entre la cuarta y la sexta semana tras la operación si se han seguido las indicaciones y no se ha presentado problema alguno.

Sabemos que es mucho tiempo, sí, pero se debe entender que se ha sometido al tejido subcutáneo a un tratamiento muy fuerte de recolocación. Este precisa de tiempo, y, a su vez, la piel debe acomodarse al resultado.

Eso sí, te aseguramos que merece la pena. Una vez que todo está donde debe estar, los resultados son completamente naturales a la vez que extraordinarios. Habrás tenido tiempo de decirle adiós a la piel flácida, a la mandíbula colgante y a las arrugas.

 

¿Quieres saber más sobre el lifting? Consúltanos. Te haremos un presupuesto orientativo personalizado y sin compromiso y te contaremos todos los detalles.