botox

¿Qué es el bótox?

El bótox se ha convertido, desde hace algunos años, en la solución más rápida y reclamada por quienes desean rejuvenecer su rostro. Sin embargo, en la actualidad su uso se ha extendido y sus propiedades se conocen mucho mejor.

¿Qué es el bótox?

El bótox es, en realidad, la toxina botulítica tipo A. Bótox no es más que el primer nombre comercial que se le dio al descubrirse. Aunque en la actualidad hay muchos más, seguimos utilizándolo de manera genérica para referirnos a la toxina que produce botulismo.

Sin embargo, lo que nos interesa de esta toxina es su capacidad para paralizar el músculo. Se utiliza con fines médicos, para tratar enfermedades neurológicas y para realizar correcciones, como en el caso del estrabismo.

En nuestro caso, utilizamos esta toxina con fines estéticos, ¡conócelos!

Tratamiento con bótox para arrugas

botoxEl principal es el tratamiento para las arrugas de expresión. Se realiza con toxina botulínica, de ahí su nombre.

El bótox se infiltra con una aguja muy fina en los músculos que producen el movimiento y la arruga. Aquí se encarga de inhibir la acetilolina de la terminación nerviosa en cuestión. Estas inyecciones de bótox son prácticamente indoloras y se pueden realizar en diferentes áreas faciales: el entrecejo, las patas de gallo, la frente y otras.

Lo maravilloso de este tratamiento es que también podemos controlar el grado de parálisis que queremos, con lo cual damos un resultado más natural y cercano a los deseos de nuestros pacientes.

Eso si, este tratamiento no elimina todas las arrugas, sólo las de expresión. Esto significa que aquellas que se encuentren en nuestro rostro cuando este está relajado no desaparecerán. Sólo lo harán aquellas que surjan de gestos como fruncir el ceño, reírse, etc.

Es un tratamiento que también mejora el aspecto de la piel (no elimina las arrugas propias, pero ayuda a que no se acentúen). Funciona a la perfección como complemento ideal a otros tratamientos de rejuvenecimiento facial.

¿Cuánto tiempo dura el bótox?

Una sola inyección de bótox tendrá un efecto variable de entre 3 y 6 meses. Si las sesiones se repiten, el efecto se prolonga cada vez más debido a que no dejamos trabajar al músculo naturalmente y este se debilita. Eso sí, la diferencia entre sesiones debe ser de, al menos 4 meses, y el efecto paralizante debe haberse extinguido por completo.

Los factores que determinan la duración del bótox son el grosor de la piel, la gesticulación de la persona, la profundidad de las arrugas y a potencia del músculo.

¿Cuáles son los efectos adversos del bótox?

Después de darte toda esta información sobre el bótox, no queríamos dejarte sin conocer sus efectos adversos.

Aunque, sin duda, estos tratamientos ofrecen muchas ventajas (evitas la cirugía facial, ofrece efectos inmediatos, es prácticamente indoloro…), lo cierto es que puede presentar efectos adversos en algunas ocasiones:

  • Reacciones alérgicas.
  • Caída de párpado o dificutad para cerrar los ojos.
  • Rigidez o parálisis facial.

Si se utiliza en pequeñas cantidades no debe ser nunca un problema. En grandes zonas del cuerpo puede que se presente una resistencia a la toxina y que, por tanto, poco a poco deje de producir efecto.

No te preocupes por tu día a día porque se puede realizar vida normal posteriormente sin molestia alguna. Sólo aconsejamos guardar algo de reposo si se inyecta en zonas delicadas y evitar actividades intensas como ir a la piscina. Además, se puede realizar en todas las épocas del año. No te preocupes del frío o el sudor.

En cualquier caso, es INDISPENSABLE, que sea aplicado por un profesional bien formado y con experiencia, y que, por supuesto, se te informe de todo antes de proceder a la inyección de la toxina.

Otras aplicaciones

Toxina botulítica y sudor

Se pueden tratar con toxina las zonas corporales que presentan sudoración en exceso como las axilas o bien las palmas de las manos. El tratamiento se realiza con anestesia local ya que la aplicación es más profunda y dolorosa.

Los resultados para evitar el sudor son estupendos y se trata, sin duda, de una solución práctica y que no implica cirugías. Se repite cada 4 o 6 meses y ¡adiós sudor!

¿Cuánto cuesta el bótox?

El precio de estos tratamientos pueden ser muy variado, dependiendo siempre de la cantidad de unidades inyectables.

Es cuestión de ponerse en manos profesionales para que te indiquemos qué zonas podrías mejorar en una misma sesión. Así podríamos ahorrar un poco en material y en tiempo.

¿Estás pensando en un tratamiento facial rápido, sencillo e indoloro con bótox? Contáctanos para que resolvamos todas tus dudas y te demos INFORMACIÓN SIN COMPROMISO