Medicina nutricional y antienvejecimiento

Medicina nutricional y nutrición celular son conceptos que tienen más de 50 años y están basados en cientos de estudios sobre los diferentes factores que alteran nuestro sistema de defensa. Para comprenderlos, debemos saber que la mejor defensa contra las enfermedades degenerativas es nuestro propio cuerpo.

Debemos entender también el concepto de estrés oxidativo: Aún cuando el oxígeno sea absolutamente necesario para la vida misma, es intrínsecamente peligroso para nuestra propia existencia. Durante el proceso de creación de energía a nivel celular, se crea un producto derivado que se conoce como radicales libres. Estos son moléculas cargadas de oxígeno que si no son inmediatamente neutralizados por un antioxidante, se generaría un número creciente de radicales libres inestables que podrían ocasionar daños en las paredes de las células, en la pared de los vasos sanguíneos, proteínas, grasas e incluso en el ADN que se encuentra en el núcleo de la célula.

La literatura médica en mas de 180 estudios epidemiológicos, muestra que 70 enfermedades degenerativas crónicas son el producto de este proceso. La enfermedad de las arterias coronarias, cáncer, diabetes tipo II, Parkinson, artritis, Alzheimer, fibromialgia, degeneración macular, esclerosis múltiple (EM), y lupus, entre otras, son el resultado de pequeños cambios en el nivel de oxidación que ocurren durante un largo período.

Debido a nuestro modo de vida, a un medio ambiente contaminado, y al hecho de vivir en una sociedad muy dependiente de los medicamentos, nuestra generación debe lidiar con un número mucho mayor de radicales libres que cualquier otra generación que haya existido en la historia.

Si queremos prevenir el estrés oxidativo, debemos consumir más antioxidantes junto con los nutrientes que los enriquecen para poder contrarrestar el número de radicales libres producidos. Los antioxidantes son la respuesta. La cuestión es saber si nuestro cuerpo puede proporcionarnos todos los antioxidantes que necesitamos a partir de los alimentos que consumimos. La respuesta es no. La única manera que existe para prevenir el estrés oxidativo es ingiriendo complementos nutricionales.

La medicina nutricional y nutrición celular podrían definirse entonces, como el proceso de proveer a la célula de todos los micronutrientes en niveles óptimos y que conducen a brindar un beneficio a nuestra salud. No es una terapia alternativa, es una corriente moderna de la medicina, que mantiene la buena salud y que ayuda en caso de que existan enfermedades degenerativas, de la mano de las terapias tradicionales.

La medicina nutricional está siendo aplicada también en la complementación nutricional de deportistas aficionados y de alto rendimiento, y en terapias antienvejecimiento.